jueves, 17 de enero de 2019

 el invierno es la estación que lo mata todo y mata hasta el amor más hermoso.

miércoles, 16 de enero de 2019

Olvídate

volver al Cairo y a sus bulliciosas calles.
Volver a poner los pies en las islas.

volar en montgolfière
volar hasta encontrar otros paisajes que admirar

Volar y encontrar palmeras en los desiertos.
Buscar fotografías antiguas.
Olvidarse de los años y del tiempo

olvidarse de todo aquello que perece
olvidar los nombres, olvidar las palabras, olvidar las casas.


Volar por el Mediterráneo,
dejar de leer la prensa y dejar que  todo que se pudra
no dejar que  te detenga la mente
volar y deshacerse de todo aquello que es corpóreo.


desnudarse en el mar,
chupar el agua,
gritar

volver a recorrer el paisaje con piedras,
volver a los museos,
gritar en Atenas arriba junto a las Cariátides.

No te detengas, no te pares, no mires atrás.
Avanza. Sigue avanzando, cada día y cada luna.
Olvídate de Alejandría y de su faro.
Olvídate de Roma y de su aroma.

Olvídate de los indómitos cuerpos
de los deseos, de los olores, de las sábanas.
borra, arranca, rompe, esconde, cubre

  y solo olvidándote,
 podrás volar.


lunes, 14 de enero de 2019

Dulcemente, el mar

El sol en las montañas de enero
en la cima, la luz se perfila.

Las noches, son noches como en cualquier casa.
Los días con su  monotonía nos mecen.

El silencio es movimiento,
el silencio es la voz sin voz,
la letra sin letra,
la lluvia sin agua.

después de 5 meses, la vida gira.
la tierra se encuentra en otro lugar alejada del sol.
Los días no se cuentan, se suman sin querer.
La matemáticas no entienden las olas del mar.

Las olas que mecen, las olas que me llevan mar a dentro.
la arena cubre mi memoria y  se me desvanece el olor de la piel.
las sombrillas esconden el sol cuando  miras al frente.

Se desvanece el verano de un 14 de agosto
y las olas empujan con  su fuerza,
los números son números y no llegará jamás el 6
nunca se cumplirán 6 meses, el 6 se multiplicará por 6 hasta llegar a 36,
hasta desaparecer en ese instante que se fue.

El invierno seca el cemento.
La piel y el frío me despiertan.
abrimos los ojos al amanecer.
Suena el ritmo de la música,
el café a punto de salirse,
toca calzarse y salir de la madriguera.

más libros por leer junto al fuego
los patines enterrados, los niños en el jardín.
 junto a los árboles desnudos.

Los trenes recorren estaciones como en el siglo XIX,
los caracoles salen cuando llueve
 nadie se sentará a esperar en un andén, nadie
 y las sombras de la  monotonía escribirán sobre los bancos vacíos.

Mientras el mar dibuja dos cuerpos
que se los lleva la corriente hacia dentro
suave y dulce.

viernes, 11 de enero de 2019

so es ap

Paseos por Madrid,
paseos por una ciudad decimonónica.
en busca de tesoros escritos en sus paredes.

un pie en el museo romántico del Marqués de Matallana,
con Madrazo y Eugenia de M.
otro pie en el museo militar.

Paseos por los jardines del Palacio real
buscando los álbumes de la reina de Clifford

Entrar al Prado y pasar toda la mañana allí.
descubrir las telas, el Bosco y otras maravillas.
Pasear sala por sala y no dejar de abrir los ojos,
hasta encontrar el chicle debajo de la mesa.

Pasear por Madrid, en invierno.
De día y de noche.
A pesar de las responsabilidades.
A pesar del peso de la familia.
A pesar de la realidad cruda y serena
a pesar del pragmatismo
y del valor práctico de las cosas.

Como el topillo de primavera,
pasear por Madrid de la mano.
con un sombrero rosa fucsia  y un abrigo negro.
De la mano, cogiditos,
en sueños, cuando no se controla nada
y la noche se abre a la oscuridad negra y brillante

y ...al frío.

jueves, 3 de enero de 2019

Bajo cero

Bajo cero es necesario calentar las manos,
antes de proceder.

Los salmonetes corren el riesgo de congelación
y se necesita  masajear previamente.

suavemente, delicadamente.

No se debe forzar,
forzar, no.

Es importante descongelar.
poner las manos al fuego
y cuando las yemas están a punto

Deslizar.
deslizar hasta dar y encontrar la materia.

El coche se congela,
las tuberías se hielan,
el motor en marcha,
subir la temperatura,
dejar que el cristal se desempañe.

Como los leones,
el macho sale de caza,
la leona juega con sus pequeñuelos
y se pinta los labios con la sangre de la gacela.

Ley de vida.

En el sur en cambio,
los hombres comen dátiles
y ponen adoquines.
Alicatar es un arte,
el arte del alicantino alicatándolo todo,
porque le dio por alicatar,
como a otro le da por leer.

A dos grados los salmonetes asomaban
y llamaban a su mamá. Todo resbalaba,
pero él alicataba, suavemente, delicadamente.

Mamá trucha les decía: ¡a papá tenéis que cuidar!
y los salmonetes jugaban entre las manos de su papá.

Bajo cero no podían, pero en Alicante salían
sin bufanda ni trineo, al recreo se escapaban.
y miraban al cielo en busca de la estrella.

Es importante descongelar y calentar,
cuando el león regresa de cazar.



miércoles, 19 de diciembre de 2018

EL PAREJO

¡Me quedo perplejo!

Del reflejo me alejo.
Dijo el parejo:
 Y desaconsejo lo añejo.

¡Festejo con mi catalejo,
 protejo  y cotejo el conejo!

Al azulejo desprotejo
y manejo este conejo bermejo
mientras tejo, dijo el muy ...
levantando en entrecejo.

martes, 18 de diciembre de 2018

Solsticio de invierno

El sol permanecía quieto,
la niebla inundaba un valle,
la noche fue más larga.


Diciembre trajo el invierno,
el frío en la yema de los dedos,
los cristales húmedos,
el coche que no arrancaba.

El invierno atrajo  los zorros,
que bajaban en busca de comida.

Las liebres salían de noche
los zorros cazaban liebres.

El invierno quemaría como el  fuego
 y olería a leña de olivo
a mañanas escarchadas,
y a paisaje blanquecino por la helada.

El solsticio de invierno
auguraba que el sol seguiría saliendo,
y la noche cediendo.

La niebla por las mañanas
invadiría el lago junto a la casa
invadiría el bosque y la carretera,
y vestiría de blanco  la montaña.

El bosque sabía a humedad.
Los dedos se congelaban
la nieve esperaba siempre a
los turistas de invierno
con sus gorros y sus trajes nuevos.

¿Quién la esperaría a ella?
¿Quién escribiría su nombre en el agua?

la tarde vacía, la niebla.
Ella podía desaparecer sin dejar huella.
y su secreto con ella.
Sin huellas, sin palabras, sin estrellas.